Páginas

lunes, 29 de diciembre de 2014

Recapitulemos


¿Qué he estado haciendo todo este tiempo? Seguir intentando ser una mujer de hierro. Pero aún estoy en prácticas. 

Después de la operación, de pasar el verano haciendo y deshaciendo cosas, entrenando al gusto, sin forzar demasiado, la última semana de septiembre, decidí empezar otra vez con los entrenos más o menos reglados. Así que, siguiendo los pasos de un libro, me diseñé mi propio entrenamiento, basándome en mis valores de pulsaciones máximas, disponibilidad temporal, etc. Y lo llevé a cabo a rajatabla hasta principios de noviembre, cuando volví a retomar los entrenos planificados con Óscar (@usktim). Nos entendemos bien y sus planificaciones son coherentes, entran en mis esquemas y las entiendo. Así que creo que este tándem puede seguir funcionando. 

Hacer un ironman sigue estando en mi cabeza, pero el hecho de pagar una inscripción de 500€ (como mínimo) para hacer una prueba de estas características sólo por ser de la marca IRONMAN, pues me echa hacia atrás. Así que he buscado una alternativa más económica. Al fin y al cabo, las distancias son las mismas. El espectáculo será menor, pero estoy segura de que no me defraudará. La prueba escogida para mi debut es, ni más ni menos, que el ratonero IRONCAT. Ratonero, porque se realiza en vueltas a un circuito, lo cual a mi me parece perfecto, ya que estoy lo suficientemente zumbada como para estar dando vueltas contínuamente, y por otro lado, esas vueltas me posibilitarán ver a mi gente más veces, que, visto lo visto, van a ser uno de los factores clave. Estoy motivada, aunque no nerviosa. De 226 participantes, creo que sólo hay 8 féminas. Por lo tanto, seguro que hago un top 10! Y, a día de hoy, lo veo como un entreno más. 

Los 4000m de natación ya los he nadado. De hecho, mis entrenos planificados y machacados por Diego, no bajan de los 3200m. Los 180km en bicicleta, también los he hecho. Para los que no me hayáis seguido, en octubre realicé un reto solidario para recoger dinero para la fundación Sant Joan de Déu. El reto consistía en realizar esos 180km rodando en bicicleta en un velódromo. El velódromo tenía 250m de cuerda... así que imaginad las vueltas que llegué a hacer. Por eso creo que tengo cabeza suficiente para afrontar el ironcat.

Aquí os dejo el enlace de la entrevista para el programa de Josep Cuní, 8 al dia.
http://www.8tv.cat/8aldia/videos/una-triatleta-de-tarragona-recapta-fons-pedalant-durant-sis-hores/

Un artículo en la revista mountanbike.es
http://www.mountainbike.es/noticias/articulo/Judith-P%C3%A9rez-recorrer%C3%A1-180-km-en-bici

La noticia de TV3 Comarques (sí, grabada desde mi tele, soy así de cutre!)



Quizá lo peor vaya a ser el sector de carrera, porque es lo que menos me gusta y lo que peor se me da. Pero tengo detrás de mi un par de queridísimos moscardones que se encargan de que no me salte ni un sólo entreno de correr. A ellas les viene bien salir a correr (supongo) y a mi me va de fábula que me saquen. Así que, si consigo acabar la maratón, en parte va a ser gracias a Mónica y a Ness. 


Pues bien, sin más, este es el resumen de lo que han sido estos meses de parón bloguero.
Año nuevo, proyectos nuevos, caras nuevas, y con un poco de actividad, volver a recuperar costumbres y motivaciones. A por ello! #Go4it


lunes, 4 de agosto de 2014

Donde esta el limite... De la inconsciencia??

Desde siempre me han gustado los temas del entrenamiento, biomecanica, fisiologia del cuerpo humano, etc... Todo lo que tuviese relacion con el cuerpo humano y su casuistica. En mi afan por saber, y entender, para poder discutir, me da por leer articulos, estudios de todo tipo, y libros. Hoy os hablare de un libro que estoy leyendo desde hace tiempo. Lo compre y lo lei en castellano; luego lo regale a alguien a quien podria hacerle algun servicio; y hace unos meses lo volvi a comprar en formato digital, pero en ingles. Hoy os hablo de "Be Iron Fit", o lo que es lo mismo "Atletas de hierro", escrito por Don Fink.


Este libro esta escrito por alguien que ha participado en treinta competiciones de la gran Ironman, desde 1992. Asi que el tipo, sabe de que habla. Ademas de estar asesorado por Mark Allen (leyenda del triatlon) y ser entrenador de varios triatletas que han conseguido acabar las distancias con exito.  En el libro, a mi entender, se explica con bastante detalle que es un triatlon de larga distancia, a que hay que atender, que te puedes encontrar, asi como tambien, ejercicios de tecnica para mejorar en las disciplinas, y un completo plan de entrenamiento de nada mas ni menos que de 30 semanas! Realmente son tres planes de entrenamiento: para el que solo quiere acabar (con 7h de entrenamiento a la semana), para el que quiere mantener su marca (con 10,5h semanales) y para el que quiere mejorar su marca (con 12h semanales y un maximo de 20). Pero en ninguno de los tres casos, el tiempo minimo para preparar un triatlon de larga distancia, baja de las 30 semanas. Y eso, partiendo de que el que se lo propone, viene ya con algo de base. 

Que quiero decir con todo esto? Pues que, como muchos de mis compañeros y amigos triatletas ya saben, esas 30 semanas son necesarias para asimilar un entrenamiento que te haga capaz de soportar la dureza que supone una prueba de larga distancia. No estamos hablando de una carrera de pueblo. Ojo, son 3,8km a nado (si eres buen nadador, tardaras cerca de 1h10' ) seguidos de 180km en bicicleta (pongamosle 5horas) y añadiendole despues, una maraton (42km con cerca de 4h). Si eres un crack, esto suma unas 10horas, pero lo cierto es que hay una inmensa mayoria que le echan mas, hasta un total de 16-17horas. Todo eso, en un solo dia, sin parar, es una carga bestial para el cuerpo. Y hay que estar preparado antes, durante y despues. Asi que no es ninguna tonteria de "yo me preparo un ironman en 2 meses, porque salgo en bici los fines de semana y eso esta "chupao".  Pues de esos, los hay. Y luego, pasa lo que pasa. No entramos a tiempo y nos descalifican, en el mejor de los casos, o nos coge algo feo y salimos con los pies por delante.
Jesus Calleja y Jordi Reig @jordireigfisio preparando el maraton


Mucha culpa de esta inconsciencia la tienen programas como el que ayer nos ofrecio la cadena Cuatro, con Jesus Calleja. Desafio Maraton Etiopia. Correr una maraton elitista (no se si solo se inscribian 300 personas), a 1700mts de altitud. Y este señor la prepara en cuatro semanas y la termina por debajo de 4horas. Pero es que esta persona, aventurero y alpinista, lleva ya mucho trote encima, por lo que este entrenamiento en altura, le ha supuesto menos desafio que a alguien que sale a correr por el paseo maritimo. No olvidemos que, a mas altura, mas dificultad tenemos para coger oxigeno.  Cualquiera que vea el programa, y no este metido en el ajo de los entrenamientos, estara ya buscando una maraton bien prontito, que ahora esta de moda y no se me vayan a pasar las ganas.  Pero es que, si para un Ironman hacen falta 30 semanas, para una maraton hacen falta minimo doce. O mas, si no has corrido nunca.

Estamos rodeados de gente popular en las redes que es conocida por sus locuras, y tienen millones de seguidores. Pero lo que la gente no sabe es que si, se hacen esas locuras, pero no vemos ni la mirad de lo que ha costado para llegar alli.  Yo os dire que voy a hacer un ironman el verano que viene, pero lo cierto que que ya he empezado a entrenar. Y no es porque sea mujer o este poco preparada (que ahora mismo es el caso), porque si veis a cualquiera de mis amigos que me dan cincuenta mil vueltas por fuertes y entrenados, ya llevan meses preparando sus pruebas tambien. 

miércoles, 30 de julio de 2014

Y si me pongo a correr, la vida pasa más deprisa...

No es cuestión de correr más o menos, sino de disfrutar del recorrido. 

En breve se cumplen seis meses de mi operación, plazo mínimo para empezar a hacer "algo" de deporte. No estoy recuperada al 100%; el hombro me duele, coincidiendo sobretodo con los cambios de tiempo. Pero como ya es de dominio público, una no ha parado quieta. Bici desde el minuto cero, para seguir corriendo y posteriormente, nadando a braza. Y como la braza se me antojaba aburrida... cada 100 metros, caía uno de crol. Y así, poco a poco, hasta llegar a los 1400mts que hice ayer. 

Para cualquier persona que no haga deporte, eso es un montón de metros (si lo cuentas en piscinas, igual parece menos), pero para mi... Lejos, lejísimos estoy de mi mejor forma física. Me tumban en bici en recorridos que solía hacerlos casi sin sudar; me es imposible llevar un ritmo de 5'/km durante más de dos kms y ahora correr 10km se me hace un mundo; y de nadar, ni hablemos. Los 2'/100 vuelven a aparecer en mi reloj. Me miro al espejo y me he engordado, ya no me caben las bermudas del verano pasado. Pero es lo que hay ahora. Ya vendrán tiempos mejores. 

El futuro, lo tengo un tanto incierto y no lo veo divertido ni lo anhelo. Hay algún cambio que me ha provocado tristeza y apatía por todo. Pero en algún momento hay que levantarse, porque de eso se trata, de caer y de volverse a levantar.
Y para que veais que me levanto, aqui va mi video de hoy!




Se me hace bola... from Judith Pérez Sansaloni on Vimeo.

domingo, 6 de julio de 2014

Que me pilla el toro!!!

El 27 de Julio estaré en la Vuelta al Pico Cerler, un trail de 22km en el que coronas la estación de esquí a 2000m de altitud. Pinta bien. Y pintaría aún mejor si fuese entrenada. Supongo que, a pesar de la operación del hombro, podría haber hecho más trabajo de piernas, y ahora no estaría tan nerviosa. Pero no, me he dejado... La vagancia y la poca motivación se han apoderado de mi y ahora... me pilla el toro. 


A tres semanas de correr, tengo las piernas flojas, los cuádriceps ni me aguantan dos bajadas y los isquios dan risa... Pero bueno, ya demasiado no puedo hacer. Si le resto la última semana, me quedan dos para intentar llegar a la carrera de manera mínimamente decente. Y aunque sea para algunos una táctica cobarde, voy a seguir los consejos que Johan Cruyff daba a sus jugadores del dream team antes de saltar al campo: "Salid y disfrutad".

En fin... aquí os dejo mi último vídeo. Prohibido reírse del desorden de mi mesa. Y, antes de que preguntéis más... no tengo 33 años.



miércoles, 28 de mayo de 2014

Esto llega a su fin

Ya llego. Sí, creo que ya llego al final del camino. Seis meses casi en blanco, apartada de los subidones de endorfinas por culpa de una lesión. Pero parece ser que sí, que esto ya llega a su fin. Me veo con ganas y con fuerzas de volver a ponerme a entrenar. Sé que va a costarme lo mío. Tanto tiempo rascándome la barriga hacen que te acomodes. Pero... algún día habrá que salir de la zona de confort, e ir a por lo incierto. 

punto-final

Hoy he ido de visita médica. Casi tres meses después de la operación, y ya puedo empezar a nadar. "Ni se te ocurra nadar a crol, porque te puedes romper". Esas han sido palabras del doctor. Sólo braza. Bien, haremos caso. Sólo braza, pero al menos estaré en remojo. Nadie va a creer que no he ido ni un solo día a la piscina aún... Porque sí lo he hecho. Y la sensación del primer día al meter la cabeza bajo el agua fue indescriptible. ¿Que sólo aguanté 600 metros? Sí, pero ¡qué momento!. Nada que ver con una buena ducha.

Así que bien, llegados a día de hoy, 28 de mayo, me aventuro a ponerme en marcha otra vez. No preguntéis si voy a competir, porque este año no lo haré. Prefiero reconstruirme y empezar un nuevo año con garantías. Sí haré alguna carrera, pero sin presión, de paseo, a disfrutar, como hice el fin de semana pasado acabando los 99km de  la Polar Gran Fondo La Mussara. No todo es competir. Lo importante es disfrutar del camino. Y si es acompañada, mejor.

domingo, 25 de mayo de 2014

Una opinion a compartir...

Hoy he corrido la marcha ciclista polar Gran Fondo La Mussara. Después he corrido también los 5k de la Cursa de la Dona de Reus (recaudación de fondos para el estudio del cáncer, algo que, desgraciadamente, hoy me toca de cerca). Ambos eventos me han hecho llegar a un pensamiento que quisiera compartir. Lo expongo.

En la marcha ciclista, dos amigos míos han sufrido un accidente. Por separado. No digo que haya sido por imprudencia, pero he visto otras muchas acciones que si lo han sido y que podrían haber llevado a un desenlace fatal. La Polar Gran Fondo La Mussara es una marcha ciclista y social. Esto es, no había clasificación. Únicamente se competía en la subida a la Mussara, y los mas rápidos obtenían un pulsómetro Polar ultimo modelo. El resto, nos conformábamos con la victoria de haber coronado un puerto de 1000 metros de altitud (y lo que quedaba después...). Sabiendo que nadie iba a ganar nada... ¿Era necesario jugarse el tipo en las bajadas húmedas? ¿Era necesario entrar en meta, la cual estaba después de una rotonda y con dos badenes, a fondo? ¿Qué se pretendía demostrar con eso? ?Acaso no todos llegábamos por igual? ¿Acaso no todos hemos sido obsequiados con el mismo maillot?

Después he corrido la 2a cursa de la dona. 5k fáciles, donde había mujeres de todos los niveles. Lo importante, la causa. Todas hemos sido ganadoras, independientemente del tiempo. Pero he acabado con un sabor agridulce. He acompañado a alguien quien desde el km2 iba sufriendo. Y en el km4, ha empezado a agonizar, a mi entender. Y en la recta a meta, ha tenido aún las fuerzas para esprintar, llegando a meta deshecha, casi devolviendo, fruto de un esfuerzo totalmente innecesario. A mi modo de ver, hoy nadie tenia que demostrar nada. Hoy todas estábamos unidas bajo una misma causa. Hoy nadie ganaba una copa. Nadie nos iba a aplaudir más. Así pues, considero que esta "gesta" estaba totalmente fuera de lugar.

No somos deportistas profesionales. No vamos a ganar ninguna carrera. No nos va a sacar de pobres una marcha popular. A mi modo de entender, ¿no es mas bonito llegar a meta y poder ofrecer una gran sonrisa en la foto finish? Llamadme poco competitiva. Pero yo compito para disfrutar, para poder llegar con una gran satisfacción y quedar bien en la foto. Mis carreras no se ganan en un sprint, sino durante los entrenos y durante la carrera. No tengo que demostrar nada a nadie. Únicamente a mi misma. Y esa demostración la realizaré con una gran carrera, sintiéndome a gusto.

Una vez me dijeron que las carreras se ganan en los entrenos y que en la competición es el paseo para recoger la medalla. Y, para mi, deportista mediocre, es lo que va a ser: recogida de medalla y una gran sonrisa en la foto finish!!!

miércoles, 12 de marzo de 2014

La vida es demasiado corta para ser feliz sólo el fin de semana

Hoy me quitan las grapas. Hoy es un día importante. Hoy sabré qué va a pasar a partir de ahora... o al menos en un par de semanas a partir de ahora! Cierto es que el no saber, me estresa. La incertidumbre puede conmigo. Soy una persona a quien le gusta tenerlo todo bajo control, de rutinas. No es que no me gusten las sorpresas, sino que me cuesta un poco encajarlas. A menudo, digo que nunca hay que perder la capacidad de sorprender a los demás, y eso hago. Pero a los demás... no conmigo misma. Aunque parece ser que, últimamente, voy bastante a salto de mata. Y no me acaba de desagradar. La diferencia entre la incertidumbre y el descontrol, a actuar según el momento la expreso en lo que muchos llaman "Carpe diem" o, lo que es lo mismo, aprovecha el momento.

Me acuerdo cuando empecé a trabajar de maestra. Salía del colegio y me encerraba en mi despacho a hacer programaciones, a buscar actividades, a planificar... y así hasta la hora de cenar. Cenaba, a la cama y al día siguiente, más de lo mismo. Así llegaba el fin de semana, en el que pasaba las mañanas planificando la semana siguiente y únicamente las tardes del sábado  y domingo salía a disfrutar. Vivía para trabajar, y no concebía otro modo de ser. En mi casa, las cosas siempre han sido así.

Cuando aparecieron los entrenos regulares en mi vida, la cosa cambió. Y cambió mi modo de ver la vida. En ese momento decidí que el trabajo ocuparía un 33'3% de mi vida, no más. Y con ello, aprendí a disfrutar del tiempo que pasaba dando clase y planificando. 

A día de hoy, tengo muchas ganas de ir al colegio cada mañana, de disfrutar con mis alumn@s, aprender de ell@s y con ell@s. Pero también tengo muchas ganas de que se acabe la jornada laboral, para aprovechar el tiempo que me queda, hasta que vaya a la cama que, últimamente, cada vez es más tarde! Me apetece mucho encontrarme con los pocos amig@s que tengo y compartir ratos con ell@s, reirme y hacer deporte. Vamos, que me apetece disfrutar del día a día, a pesar de que sea lunes o jueves. El deporte me ha posibilitado conocer a mucha gente, y cambiar mi modo de ver las cosas. Me ha enseñado a disfrutar del tiempo y de los momentos, entre otras cosas. A pesar de que mi naturaleza es seria, voy a seguir trabajando en esbozar cada día  una sonrisa. Y para que me ayude, o os ayude, empezaré por aquí...

video






viernes, 7 de marzo de 2014

Día 3: No surrender

Esta mañana me he levantado de mal humor. La noche no ha sido reparadora en absoluto, y tengo un dolor de espalda creciente. ¡Y sólo llevo 3 días! Twitter y Facebook van repletos de fotos y comentarios sobre entrenos. Y yo sigo sentada en el sofá. Quería diseñar un plan de acción para hacer algo, pero es que no me dejan hacer nada!!! Y es cansino el luchar en contra de esos comentarios. He hecho unas cuantas abdominales y ya me he sentido un poco más útil. Si tuviese el gim cerca, iría a hacer pesas de piernas, o algo... Pero no tengo esa opción. Lo único que me apetecía (y que me dejan hacer) era dar un paseo por la playa sola, a mi aire, pararme a tomar algo, a mi aire... Pero como no me dejan ni a sol ni a sombra... he ido a pasear con mi madre. He conseguido meterla por la arena y, al menos, andar descalza me ayuda a movilizar los musculos del pie que, no sé por qué motivo, pero vuelve a dolerme mucho.



Y bien... así iremos haciéndolo... Abdominales y paseos van a ser mi plan de acción. 

Antes, me he destapado las grapas para ver cómo van. Llevo 14 y están perfectas. No creo que dejen marca. Y no me duele nada. Lo único que sí me acongoja es que empezar a movilizar el hombro, sí me va a doler. Y mucho. Ayer, mientras me ponía el pijama, pensaba que por qué narices me he tenido que operar, si la recuperación va a ser tremenda... Igual podria haber tirado toda la vida con esta lesión. Al fin y al cabo, a todos nos duele algo. Pero bueno, lo hecho, hecho está, y sólo queda mirar hacia delante y procurar que quede mucho mejor de lo que estaba, que por eso me he operado!

Bonita escalera!


jueves, 6 de marzo de 2014

La aventura de ponerse un calcetín

No nos damos cuenta de la importancia de lo que tenemos hasta que lo perdemos. Y esto es aplicable a todo, material y personal. Anteayer me operaron del hombro, y tengo que estar 3 semanas con el brazo en cabestrillo. "¡Suerte que es la izquierda!", me dicen muchos... pero... habeis probado a poneros un calcetín con una sola mano? o a abrocharos el pantalón; o a comer un plato de sopa... ¡Toda una aventura! Cierto es que soy muy tozuda y reácea a que me ayuden y por eso tardo más de una hora en lavarme y vestirme. Pero es que quiero molestar lo mínimo. Aunque, si me lleváis a comer fuera, tendréis que cortarme el bistec, como a los niños pequeños.

Llevo sólo dos días de baja y tengo el culo cuadrado. Así que hoy me he ido a dar un paseo por la playa. Es el único deporte que puedo hacer, por ahora. Os cuelgo un vídeo y así dejo de escribir, que con una mano es complicado! Ah! y perdonad el encuadre... me he dejado la gopro en casa!!!



lunes, 24 de febrero de 2014

Be water, my friend...

"Be water, my friend"
No soy una deportista de élite, ni profesional. Simplemente popular del montón para abajo. Pero sí coincido con los grandes deportistas en una cosa: todos podemos sufrir LESIONES. El deporte nos trae muchos beneficios físicos y psicológicos pero, a medida que vamos progresando en nuestras capacidades, vamos aumentando también el riesgo a sufrir una lesión. Y cuando ésta llega, podemos llegar a desmoronarnos, por todo lo que se nos viene encima. 
Hoy hablo de lesiones, de dolor, de roturas, de inflamaciones, pero también de otros muchos momentos en los que nos vemos obligados a dejar el deporte por cualquier impedimento físico.

Mi hombro!!!
¿Qué sucede cuando, por el motivo que sea, tenemos que abandonar la práctica deportiva? Sucede un sentimiento de pérdida a nivel interno y externo. Externamente, claro está. Esas cualidades que habíamos ganado, fruto de la cantidad de horas invertidas en entrenamientos, van desapareciendo a medida que pasan los días y no nos ejercitamos. Esos músculos bien torneados, los abdominales que ya se empezaban a marcar, la velocidad, la resistencia... todo empieza a perderse... Internamente, empezamos a sentirnos fuera de lugar, que hemos perdido el status. Nuestr@s compañeros hablan de carreras, de entrenos... y nosotros nos tenemos que mantener al margen hasta llegar a sentirnos excluidos del grupo. Sin el deporte, nos sentimos vacíos, lejos de todo lo que hemos disfrutado hasta ahora, y pasamos a ver los toros desde la barrera.  Y quizá llegue un momento en el que se nos haga un nudo en el estómago al tener que asistir a animar a los nuestros, una vez más, en una competición que hubiésemos podido disputar, y nos vayamos directamente al bar, a rellenar nuestro vacío con unas tapas y unas cervezas. Hemos perdido el interés. Y eso duele. Por fuera, y por dentro.

Lidiar con una lesión requiere un esfuerzo físico y psicológico. Físico, porque habrá que hacer rehabilitación y eso, a menudo es aburrido y duele. Pero hay que hacerlo, no tenemos más remedio. Y, ¿qué pasa con el aspecto psicológico? Podemos seguir en ese bucle negativista, que nos lleve de bar en bar, o podemos darle la vuelta a la tortilla. SEAMOS POSITIV@S!!! Vamos a ver... No vamos a llegar a ninguna parte con el negativismo. No puedo hacer deporte, ese es un hecho. ¿Durante cuánto tiempo? No lo sé. ¿Voy a curarme antes regocijándome en lo desgraciada que soy? Probablemente no. Las lesiones tienen su curso a seguir. Además, múltiples estudios avalan que mentes positivas ayudan a recuperarse antes. ¿Es eso cierto? No lo sé, pero no pierdo nada en probarlo. Curarme antes, no sé si lo haré, pero al menos, invertiré el tiempo en hacer algo.
Imagen de www.psicocoaching.com

Pues bien, después de leer bastante sobre psicología, he podido encontrar una serie de pasos/estrategias a llevar a cabo cuando no podemos hacer deporte por algo físico. 

1. Aceptación: SÍ, ESTOY LESIONADA. El primer paso es admitir que tengo una lesión. No quiero decir que nos culpemos por habernos hecho daño (supongo que no será intencionado), sino que tomemos el control de ello, la responsabilidad.
2. ¿Qué me pasa?: Una vez determinado el mal, es importante saber de lo que nos pasa, cuánto más, mejor. Leer cosas diferentes, buenas, malas... de todo. Y, ante cualquier duda, preguntar al médico. Conociendo la lesión y sabiendo qué puede pasar o qué debes esperar, ayudará a reducir el nivel de estrés que genera la desinformación y nos permitirá controlarnos.
3. Sé positiv@: Muchas investigaciones nos muestran que se puede acelerar el proceso de recuperación al utilizar determinadas técnicas como la visualización o la auto-hipnosis. Las técnicas de visualización utilizan nuestros sentidos para crear imágenes mentales, sentimientos y sensaciones relacionadas con el deseo de recuperarse, haciéndonos sentir como si hubiese ocurrido realmente. (Ver How To Use Imagery and Self-Hypnosis for Sports).
4. Busca aliad@s: Como he dicho anteriormente, solemos alejarnos de todo cuando nos encontramos apartados del deporte. Podemos intentar adoptar otro rol dentro de nuestro círculo de amigos/compañeros.
5. Márcate nuevos objetivos:  Bien, estoy lesionada, y no puedo competir, pero eso no implica que no pueda marcarme objetivos (realistas) para conseguir dentro del proceso de curación de mi lesión. Ésto ayudará a mantenernos más motivados.
6. Mantente en forma: dependiendo del tipo de lesión, hay cosas que no podremos hacer, pero seguramente, tras el inicio de la lesión, podemos trabajar aspectos que quizá dejamos olvidados cuando entrenamos normalmente, como puede ser la flexibilidad y la relajación, que nos vendrán muy bien cuando empecemos a entrenar de nuevo.

Pues bien, aquí va mi aportación para tod@s los que por algún motivo u otro, no podemos hacer deporte momentáneamente. Con conocimiento, paciencia y apoyo, una lesión puede superarse sin que se derrumbe nuestro mundo (y le hagamos la vida imposible al resto). Tomemos las cosas con calma y serenidad, seamos realistas y sobretodo, mantengamos una actitud positiva. ¡Ánimo!

lunes, 20 de enero de 2014

Tengo un secreto

Un secreto aireado, deja de ser secreto. Pero aprovechando que estamos en "petit comité" y que este blog no lo lee casi nadie, os voy a escribir algo. Os voy a contar un secreto que tengo. 

Como ya sabréis, soy maestra, especialista en Educación Física. La que viste chándal cada día para ir al cole. Mi especialidad hace que pase muchas horas a la intemperie, desde las 8,30 de la mañana, hasta las 16,30 de la tarde; en otoño e invierno, sufro el frío de las mañanas y de las últimas horas, cuando ya no pega el sol en la pista; y en primavera, lo mismo, bajo un sol de justicia y un calor abrasante. Allí quieta, enmedio de la pista, dando órdenes a grito pelado para que me oigan bien. A veces, participo en las sesiones de manera activa por no aburrirme, por moverme, o porque me apetece. Los de Educación Física somos los guays del cole, pero también los especialistas más maltratados. A parte de ser el comodín para todo, nuestra especialidad está devaluada y mal vista. Y además, el paso del tiempo se ceba en nosotros el doble, ya que el viento, el frío y el sol nos castigan, dejándonos la marca de las gafas de sol permanentemente en nuestra piel, y unas afonías de mucho cuidado. Pero ahí seguimos, en la pista, mientras nuestr@s compañer@s nos miran desde el interior de las aulas, con el culo puesto en el radiador. Pero la verdad, no les envidio en absoluto, ya que es en el aire libre donde se respira mejor y la gente se vuelve menos loca. 

A lo que iba, que tengo un secreto. Y aunque lo he compartido ya muchas veces, nadie me hace caso. Pero es cierto. Y funciona. Veréis: Yo no me resfrío. Nunca. El año pasado sólo cogí la gripe pero ya no recuerdo la última vez que pasé un catarro. Raro, ¿no? Parece inevitable que alguien que pasa tantas horas al aire libre, no acabe por pillar una buena sopa. Pues no. Y encima, me regodeo, ya que salgo de entrenar con el pelo mojado. Y ni así. Y... ¿cómo lo hago? Tengo truco. Hace tres años descubrí por casualidad un producto que combatía los resfriados. Y no es el ELE-Cassei-Immunitassssss. Es medicina natural, un compuesto de Equinácea, y vitamina C en varias formas, lo cual lo hace un producto idóneo para combatir y prevenir las enfermedades propias del invierno. Lo empiezo a tomar en septiembre diariamente y lo dejo hacia abril, para evitar que el cuerpo se acostumbre demasiado. De este modo, logro mantener mi sistema inmunitario en perfectas condiciones para la temporada de frío. A mi me funciona a la perfección, y así lo recomiendo a mis amig@s y conocid@s. Para que después vayáis diciendo que no os cuido! ;)


domingo, 19 de enero de 2014

Anclada en los 50

Sobran las palabras...

Tengo una parcela en los 50'. Pago su hipoteca religiosamente en cada 10mil que corro. No recuerdo que firmase nada, ni tampoco sé las cuotas que me quedan. Lo único que sé es que se me ha vuelto a escapar la oportunidad de bajar esos 50', mi MMP que conseguí el año pasado, en la misma carrera y con mucho más viento. La carrera me ha ido bien, las piernas me han respondido y, concentrada en mi respiración, en el km4 he notado un ligero flato. Oh no! Ya está ahí. Procurando no pensar en él, pero mi cabeza tenía otros planes. Se ve que al ser tozuda como una mula, no dejo de darle vueltas a las cosas cuando aparecen. Y así ha sido... A falta de 2kms, cuando he apretado el ritmo, el flato se ha hecho más agudo y, los que podrían haber sido mis dos kms más rápidos, mantenidos y alegres de mi carrera, se han convertido en casi un calvario. ¡Qué lejos veía la meta! Lo cierto es que he corrido 120 metros más que el año pasado, pero el resultado es mayor. 41" que me alejan de cambiar un 5 por un 4, y una sonrisa por un cejo fruncido. Amargo gusto. Ahora leo comentarios de conocidos que me intentan animar con un "a la próxima no se te escapa", y mi sonrisa es de medio lado. Gracias por los ánimos, pero la rabieta va por dentro. Y yo misma, animo a conocidos que no han podido acabar la maratón, o conseguir su marca, con un "ánimo, a la próxima lo harás mejor", y sé, perfectamente, que su cara será igual que la mía...

Lo positivo de la jornada, lo que sí que me llena de orgullo, es el tremendo marcón de mi amiga Belén. En un momento de enajenación mental, fruto seguramente de unas copas de más previas a las 12 campanadas, se inscribió en la carrera, cuando no ha corrido un 10mil en su vida y estábamos entrenando para un 5mil. Pues en su primer 10k, con su intención de hacer menos de 1h, la señora casi me pilla, dejando su primera marca en unos tremendos 54'19". Yo no tenía ninguna duda de que iba a rebajar los 60'. Viéndola correr últimamente, y sabiendo su pedigree, sólo una cabeza muy conservadora le iba a hacer pasar de la hora. Por suerte, ha tenido a su lado a alguien que la ha ido estirando y animando y juntos han llegado a meta. Me alegra muchísimo que haya conseguido esto, ya que es un punto extra de motivación y seguro que, a partir de aquí, sus tiempos van a empezar a caer pronto. 

Es resumen, una jornada agridulce para mi, donde una vez más he podido demostrar, que lo que mejor se me da, es hacer el payaso!!!



domingo, 12 de enero de 2014

Buenas intenciones, malas sensaciones

Esta extraña semana era de regeneración, en cuanto a los entrenos, así que no tenía demasiada carga. Pero no sé, ha sido un poco raro volver a la rutina a mitad de semana, con cosas a medio hacer y con sentimiento de culpabilidad por no haberme leído un libro en inglés (un tostón) del que el viernes tenía que hacer el examen y no hice (SÍ, LA PROFE NO SE PRESENTÓ A UN EXAMEN, VAYA EJEMPLO!). Eso, sumado a que el hombro no para de darme la lata y no me deja nadar bien, y a que yo no me acabo de encontrar fuerte, pues deja mi semana como un desastre. Además, me ronda por la cabeza que en mi última visita a Alimmenta no había perdido grasa, a pesar de hacer la dieta correctamente y que, además, me comentaron que me faltaba músculo y que por eso no consumía la energía que debería. Vamos, que estoy de semi-bajón. Y suma y sigue! El viernes fui al gimnasio a hacer pesas y levantaba la mitad de peso que el año pasado por estas fechas. Y de regalo, me llevé conmigo unas agujetas del copón. Ayer fui incapaz de ir a nadar, así que me fui a hacer trail con Belén, que encima, ME LLEVÓ AHOGADA!!!. Y hoy, aprovechando que salía el sol, había decidido hacer una ruta para ir a parar al pueblo de Mont-ral, donde se ve que hacen unas magdalenas espectaculares y tienen más de 30 variedades! Total, que buenas intenciones, pero no he llegado al pueblo. Aquí abajo hacía sol, y en los quince primeros kms me he ido sacando ropa porque iba sudando mucho. Pero al llegar al pueblo de l'Albiol, se ha nublado todo y ha empezado a hacer frío y he decidido bajar en lugar de seguir subiendo el último trozo que lleva a la Mussara. Y bajando... carretera mojada, frío, malas sensaciones... En resumen, que esta semana me quedo con 47km en bici, 20km corridos y 3,5km nadados. Espero recuperarme para afrontar la siguiente semana con más ganas. Que el domingo tenemos carrera!!!!

No me alargo más, pero os dejo un vídeo de una de las subiditas de hoy. Chula, chula!!! Siento si en algún momento da mareo, pero es que como aún no tengo una GoPro... voy tirando de iphone!!! ;)



A por magdalenas from Judith Pérez Sansaloni on Vimeo.

sábado, 11 de enero de 2014

Lo importante es que hablen


Unamuno dijo un día que "Lo importante es que hablen de uno... aunque sea bien". Con esta cita, quiso referirse a que de aquél de quien no se habla, acaba pasando desapercibido y puede ser olvidado. En cambio, el hecho de que hablen de algo o de alguien, sea bien o mal, lo mantiene vivo y lo hace popular.

Últimamente, no veo demasiado la televisión. Me aburro de series que empiezan tardísimo o de películas con miles de anuncios cuando faltan quince minutos para terminar. Ni tan siquiera veo las noticias, porque se me atraganta la comida. Para cómo está el país últimamente... más vale ser ignorante y feliz... Lo único que me da por ver, a modo de pasatiempo, son esos programas grabados hace años y que emiten en los canales de relleno; americanadas, normalmente. Los hay que son curiosos. Hay uno en el que alguien con mucho poder adquisitivo pasa una semana en un entorno humilde, con su identidad escondida, trabajando en temas de voluntariado y que, al final de esos seis días, dona 100.000 dólares a las organizaciones que él considera que más lo merecen. No sé si es un hecho real, pero es curioso oír las conclusiones a las que llegan esas personas durante el tiempo como "pobres". Hay otro de una casa de empeños, y se dan situaciones muy variopintas e inverosímiles. Al verlo, me doy cuenta de que hay gente que está muy mal. Pero bueno, al ser en américa, parece como que nos queda lejos y no afecta tanto. Pero si sigo cambiando de canal,  llego a toparme con algún programa español que reafirma que hay gente que está muy mal. Y aquí, en España. Y eso sí me llega, me toca y me asusta. Bueno, no es susto, es cierta vergüenza ajena; es lo que he comentado antes: la ignorancia, nos hace felices. La desinformación y la poca curiosidad provoca que nos la metan doblada, y que traguemos con todo. A mi me la colarán muchas veces en lo que al deporte se refiere: zapatillas milagro, ropa genial, suplementos mágicos, clubes idílicos... Pero aún tengo la suficiente entereza y unos limitados estudios que me alertan de cuando hay algo que me va a perjudicar. 

Ayer noche leí en twitter sobre un nuevo programa que iban a emitir, y que no vi, pero de haberlo hecho, no hubiese durado ni cinco minutos. Esta mañana he empezado a leer las críticas y me he decidido a ver algún vídeo. HORROR! Un nuevo método de entrenamiento que promete que en un mes pierdas 12kg, comiendo ensalada, pescado y agua, en el que "la calle es tu gimnasio". Un  personaje ataviado con unas gafas de piscina, subiéndose a árboles en plena calle, saltando de containers cual mono en celo, gritándole a la cara a una chica "rápido gordita!", enterrándola y dejándole para respirar únicamente un tubo de buceo... esto son, señores, los nuevos métodos de entrenamiento. Ni que decir tiene que tira por el suelo todos aquellos patrones en los que se basa un programa de entrenamiento y hábitos saludables y además, los ejercicios son lesivos y el trato denigrante. El miedo que da es que en nuestro país, donde parece ser que la estupidez y la ignorancia son el credo de muchos, este programa y sus métodos van a ser tomados como válidos y únicos. Profesionales de la actividad física: dejad de estudiar y de formaros, porque en breve os quitan el trabajo.

Imagen de www.entrenamiento-total.com
No sé si esta cadena de televisión pretendía volver a estar en auge; no sé si quieren con ello ganar audiencia y sumarse a la ya devaluada programación televisiva, donde abundan los realities en los que cualquiera hace lo que sea por dinero. Lo que sí que es cierto es que las redes sociales hoy echan humo y las visitas a los vídeos de este personaje han aumentado sustancialmente. Y eso ya sabemos en qué se traduce: dinero, fama, nombre, publicidad... Lo dicho... no importa que hablen bien o mal de uno, lo importante es que hablen.

Os dejo aquí el enlace de una carta publicada por la NSCA, la National Strength and Conditioning Association (que, casualmente, acaban de empezar a seguirme en twitter), que advierte sobre el contenido y los posibles daños que puede ocasionar tal emisión. Directa y contundente, aunque no sirva de nada.
http://www.slideshare.net/fullscreen/29873973/1

lunes, 6 de enero de 2014

Entrenar en ayunas... Si o no?


Foto: nutrixion.com
Mucho hemos oído y leído sobre el tema de entrenar en ayunas. Hay muchos detractores y otros a favor de este concepto y, la verdad, al final ya no sabes a quién hacer caso o qué hacer. Desde mi humilde y pobre conocimiento, basado y adquirido en lo poco que he estudiado, leído y escuchado, no tengo ni idea. Si creíais que os iba a dar la respuesta a la pregunta, errados vais, porque no la sé. Yo misma ando un poco desconcertada, y veo partes favorables y desfavorables al hecho de entrenar en ayunas. Pero además, aún no hay estudios claros que demuestren que es una práctica útil o no dentro del entrenamiento. 

Muchos dicen "es para perder peso, para afinar"; otros, "para acostumbrar a nuestro cuerpo a trabajar sin reservas de comida"; algo más gore "es comerte a ti mismo"... Hay tantas opiniones y versiones, como colores. A saber...
Lo que sí que es cierto es que nuestro cuerpo obtiene la energía, básicamente, de dos fuentes: primeramente, de los hidratos de carbono (almacenados en forma de glucógeno) y después, de las grasas almacenadas. Y parece lógico que, en carencia de uno, se utilicen los otros. Hasta ahí, podríamos concluir que si entrenas en ayunas, quemas grasa. Y... si quemas grasa, pierdes peso... por ende, todos los que quieran perder peso, deberían entrenar en ayunas, ¿verdad?. Pues no. O, al menos, no deberían. En el caso de entrenar en ayunas, debe hacerse bajo unas condiciones puntuales y controladas, no al tun-tún. Una persona con exceso de peso que lea esto, se pondrá a correr rápidamente por las mañanas sin comer y lo único que va a conseguir, va a ser una gran pájara y, a la larga, probablemente algunos fallos en cualquiera de nuestros sistemas corporales (hígado, riñones, etc...). 

Así pues... ¿por qué habla tanto la gente de esto de entrenar en ayunas? ¿Sirve o no sirve? ¿A quién le sirve?


Bien, según he podido leer, el entreno en ayunas iría más encaminado a entrenamientos para deportes de resistencia, ultras y demás. ¿Por qué? El objetivo de entrenar en ayunas es estimular a nuestro cuerpo para que aprenda a utilizar las sustancias de reserva cuando se carace de las otras. Parece ser que las reservas de hidratos de carbono, duran unas 2-3horas; así pues, para un velocista no tendrá ningún sentido entrenar en ayunas. Y no creo que estén cinco horas antes de una competición sin ingerir nada. Además, los hidratos de carbono son los que proporcionan una mejor energía, una mayor velocidad y potencia y, si entrenamos (o competimos) en ayunas, estamos haciendo que el músculo no sea capaz de trabajar a intensidades altas y nos fatiguemos antes.

Si estoy entrenando para un ironman, ¿debería entrenar en ayunas? Depende del objetivo. Si la intención es perder peso, creo que hay que conseguirlo con una dieta adecuada ya que, de utilizar esta "técnica" para adelgazar, vamos a volver a recuperar el peso en cuanto volvamos a comer, puesto que no debemos estar haciendo una ingesta calórica adecuada al entrenamiento. 
Una de las opciones que tiene más peso para mi, o más coherencia, a la hora de querer entrenar en ayunas es el hecho de que enseñemos al cuerpo a seguir trabajando a pesar de no tener reservas de carbohidratos. Es decir, pongamos el caso de estar compitiendo en distancia Ironman, corriendo el sector de la maratón y, por lo que sea se nos "olvida" comer en algún momento y no disponemos de más aportes energéticos hasta el siguiente avituallamiento. Creo que si hemos entrenado nuestro cuerpo en una situación semejante, éste será capaz de aguantar y llevarnos unos cuantos quilómetros más hasta que podamos volver a comer, pero teniendo en cuenta que el ritmo de carrera no va a ser espléndido. Y es que, como he dicho antes, el uso de las grasas hace que nuestro cuerpo funcione a ralentí. 

Pues bien, entrenar en ayunas, ¿sí o no?. Que cada cual haga lo que considere convieniente. Pero tened en cuenta que, como siempre, ponemos en juego el equilibrio de nuestro cuerpo, que sólo tenemos uno y debemos cuidarlo. 

Aquí os dejo algunos enlaces de artículos que hablan sobre este tipo de entrenamiento.